Sunday, October 20, 2019
 


“LAS TORRES DE LA ALHAMBRA”


Comisariar una exposición de esculturas para un espacio público es siempre un ejercicio de gran deleite pues al ser “el puente” entre el Artista y el Público llevando el Arte a la calle, las funciones son absolutamente inherentes al curador, contribuyendo a una mayor aproximación entre el Arte y el Hombre. Pero, en este caso en particular, este placer se ve altamente potenciado por tratarse de una Exposición cuyo tema, “Las Torres de la Alhambra”, representa algo muy especial que engloba: el hecho de traer a la actualidad, en forma de Arte Contemporáneo, una de las mayores Obras del Arte Islámico tantos siglos después y que ésta sea de la autoría de Cristóbal Gabarrón que además de ser un gran Artista es un gran Humanista.

Conciliar en el espacio y en el tiempo este tema en un momento tan convulso como el que vive el mundo actualmente, representa por parte del Artista un acto de provocación para obligarnos, como mínimo, a pararnos a reflexionar (y, ¿no es ese uno de los objetivos del Arte entre muchos otros?) sobre cómo era posible entonces que tres poblaciones de creencias y credos diferentes, cristianos, judíos y musulmanes, coexistieran en paz. Reflexionar sobre el desorden cósmico, religioso y político de nuestros días y, quién sabe, intentar que hagamos un paralelismo entre nuestra actualidad y ese período bastante remoto de la Historia…La Alhambra siempre ha sido y será un monumento de referencia en el mundo del arte. Su silueta recortada en lo alto de la montaña roja, su perfil de torres y terrazas que surge con los primeros susurros del Albaicín, su tortuoso trazado islámico, modificado a lo largo de los siglos, ha constituido una inagotable fuente de inspiración para escritores, artistas, poetas y músicos.

A principios del siglo XXI el pintor y escultor Cristóbal Gabarrón se acerca al monumento para dedicarle su personalísimo tributo, no sólo desde una perspectiva puramente arquitectónica, sino también desde una perspectiva de simbiosis cultural y artística, que se pone de manifiesto para el visitante de forma armónica, en el interior del recinto amurallado. Como sucede por parte de un creador en una aproximación habitual a un monumento en sí, el escultor ha utilizado en su trabajo un mismo proceso dedicando, en este caso, a las «Torres de la Alhambra» un homenaje muy personal y simbólico, estableciendo una forma de interrelación entre el objeto y el público, inspirado en la convivencia multicultural del patrimonio evocado y en los colores mágicos de ese lugar.


Margarida Prieto
Comisaria expositiva
Inicio   |   Colección   |   Presentaciones   |   Localizaciones   |   Artista   |   Video   |   Fotografias   |   English
Copyright 2011 The Gabarron